Aprender a cuidar nuestro suelo pélvico

Particularmente creo que este apunte es de mucha importancia para conocer una parte de nuestro cuerpo que mucha gente ni siquiera sabe con certeza como funciona ni lo importante que es para nuestra salud. Tener el suelo pélvico o pelvis tonificado, trae muchísimos beneficios para nuestra salud, sobretodo a largo plazo, ya que con el envejecimiento se va degenerando. Además es super sencillo tenerlo tonificado, no hay que hacer complicados y duros ejercicios, en las siguientes lineas se explica cómo hacerlo

¿Qué es el suelo pélvico?

Es un conjunto de músculos que cierra la cavidad abdominal en su parte inferior. Este grupo muscular se asemeja a una hamaca que sostiene en posición correcta cada uno de los órganos de la parte baja del abdomen. (vejiga, útero y recto, en el caso de la mujer).

¿Por qué es clave tener este conjunto muscular en buenas condiciones?

De todos es sabido que el buen estado  de cualquiera de las estructuras que forman nuestro cuerpo siempre se traduce en bienestar general. Esto aplicado a un grupo muscular implicado en funciones tan importantes como la sexual tiene una dimensión mayor. En nuestros días esa función sexual cada vez cobra mayor importancia y la forma de vivirla tanto por parte de los hombres, como de las mujeres, va cambiando hacia un mayor conocimiento y disfrute por parte de ambos sexos.

Es igual de importante el papel que desempeña esta musculatura en el ámbito social y de las relaciones humanas ya que un buen tono muscular en el suelo pélvico se va a traducir en una correcta posición de las vísceras pélvicas que como decíamos anteriormente son la vejiga, el útero y el recto. Este correcto posicionamiento va a evitar que la función que tienen de reservorio se vea modificada, evitando de esa manera la aparición de disfunciones del suelo pélvico tan molestas como la incontinencia urinaria o el descenso de órganos, entre otras.

Las principales causas de su debilitamiento son : Embarazo, parto y postparto, menopausia, envejecimiento, ciertos hábitos que aumentan la presión intrabdominal.

Ejercicios para fortalecer el suelo pélvico o pelvis

El músculo pubococcígeo es el que da soporte a los órganos pélvicos (útero, vejiga y ano). Su contracción y relajación está relacionada con el control de la micción y la defecación, con los órgasmos y, en el varón, con la eyaculación. Para identificarlo, lo más fácil es tratar de retener la orina una vez se ha empezado a miccionar. La estructura que se contrae para lograrlo es, precisamente, el pubococcígeo.

Otra técnica consiste en insertar un dedo en la vagina y tratar de contraer los músculos de la zona. En teoría, se debería notar cómo la vagina se estrecha y cómo el suelo pélvico se desplaza hacia arriba. El movimiento realizado en ambos casos es la base de los ejercicios ideados por Arnold Kegel en 1948 para controlar la incontinencia urinaria.

Lo primero que hay que saber es que las enseñanzas de Kegel deben ponerse en práctica con la vejiga vacía, lo contrario puede ser contraproducente. De pie o sentada, se contraen los músculos con fuerza durante unos cinco segundos en series de cuatro o cinco intentos. En cuanto se adquiera un poco de práctica se puede intentar mantener la tensión durante 10 segundos, seguidos de otros 10 de relajación. Como analogía sería como cuando tenemos ganar de orinar y hacemos fuerza para aguantar.

Otro tipo de ejercicio consiste en contraer y relajar lo más rápido posible con unas 25 repeticiones. O hacer contracciones progresivas, de menor a mayor tensión, y después relajar. Es importante mantener la concentración en los músculos de la zona para no mover otros como los abdominales o algunos de la ingle. Relájese durante las tres veces que los expertos recomiendan practicar cada día.

Muchas situaciones pueden provocar el debilitamiento del suelo de la pelvis. El embarazo, los partos, el exceso de peso o el paso del tiempo suelen disminuir la fuerza de estos músculos lo que conduce a la aparición de patologías como la incontinencia urinaria. En todos estos casos, practicar los ejercicios de Kegel para fortalecer es una buena estrategia, pero también sirve para prevenirlas.

Una práctica deportiva muy buena para reforzar el suelo pélvico es el Pilates, cuyo principal objetivo es la centralización del cuerpo y recolocación de los órganos internos.


Anuncios

Publicado el 10 agosto 2010 en Salud y deporte. Añade a favoritos el enlace permanente. 1 comentario.

  1. No se si será importante o no, pero la tia de la foto está que te cagas.

    Un abrazo Mikelete

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: